Cocaína

(Benzoilmetilecgonina)  Coca, soda, fifí, raya, línea, nieve, polvo

¿Qué es la coaína?

La cocaína es un estimulante distribuido en forma de polvo blanco (clorhidrato de cocaína) y que se obtiene luego de un complejo proceso químico aplicado a las hojas del arbusto de coca, originario de América del Sur. La cocaína fue aislada por primera vez en 1859 y se utilizó hasta inicios del siglo XX en muchos productos comerciales (incluyendo la Coca-Cola) y como anestesia local

Procesar 50 kilos de coca produce alrededor de 500 graos de cocaína. Primero se obtiene de la planta una pasta base (llamada bazudo) sobre la cual se una petróleo o queroseno, ácido sulfúrico y un alcalino que puede ser cal, carbonato sódico o potasa para obtener la cocaína.

El crack es similar a la pasta base y se obtiene añadiendo bicarbonato de sodio, así se obtienen unas piedras amarillosas que se pueden fumar fácilmente. El crack o piedra tiene efectos mucho más intensos y cortos y genera una dependencia y un deterioro mucho más fuertes.

Dado el proceso químico de producción de la cocaína, es difícil determinar la contaminación y pérdida de pureza, lo que se llega a distribuir comercialmente en el mercado callejero tiene entre 4 y 10 cortes, hechos por diferentes personas y por lo general utilizando diferentes sustancias. Debido a esto la cocaína resulta bastante peligrosa.

¿Cuáles son sus efectos?

La cocaína estimula la liberación de adrenalina, serotonina y dopamina, incrementando la energía y generando un estado de euforia y mayor alerta que es acompañado por un incremento de la confianza y la autoestima, sin embargo, esto es seguido rápidamente por un bajón caracterizado por ansiedad y decepción. Los efectos de la cocaína se presentan casi inmediatamente después de consumirla y, debido a que no duran mucho tiempo, es fácil repetir las dosis compulsivamente, lo que puede incrementar la tolerancia, generar dependencia física y psicológica y causar una sobredosis.

Entre los efectos, la cocaína acelera el pulso cardiaco, entume la nariz, la garganta y los labios, los colores parecen más brillantes y se reduce notoriamente la fatiga y el apetito.

¿Cómo se utiliza?

El polvo de cocaína suele inhalarse por la nariz a través de popotes, rollitos de papel o billetes. También puede fumarse espolvoréandose en cigarros aunque tiene un efecto menor. Puede ingerirse oralmente pero toma mucho más tiempo sentir los efectos y puede complicarse medir la dosis, además de que tiene un sabor muy amargo y sintético.

También puede consumirse inyectada, sin embargo esto incrementa muchísimo los riesgos asociados ya que entra directamente al torrente sanguíneo y puede fácilemte llevar a una sobredosis. Recuerda que, demás, la cocaína que está disponible en la calle o en las fiestas contiene varios cortes o sustancias añadidas (tanto activas como no activas, tóxicas y no tóxicas) que se utilizan para aumentar el volumen y a veces simular sus efectos. Por ello, se pueden presentar muchas complicaciones, desde que se tape la jeringa porque los cortes no se disuelvan bien, hasta que se tape una vena o se provoque un shock anafiláctico o una infección en el torrente sanguíneo (septicemia), situaciones que pueden ser letales y que requieren asistencia médica inmediata.

¿La cocaína es adictiva?

La cocaína actúa específicamente en el circuito de placer del cerebro por lo que puede se altamente adictiva, creando tanto una dependencia física como una fuerte dependencia psicológica. Esto está relacionado también con la tendencia al uso compulsivo, su asociación con el uso social y la combinación con el alcohol, lo que la hace doblemente peligrosa y tóxica.




Legalidad
Bajo el marco regulatorio internacional, las leyes mexicanas y específicamente la Ley General de Salud, la cocaína está considerada como un narcótico ilegal y su distribución y producción se considera un delito. Recuerda que portar cantidades mayores a 500 miligramos (lo que equivale aproximadamente a 3 dosis medianas y prácticamente la mitad de la unidad de venta que suele ser 1 gramo) puede llevarte a la cárcel bajo el cargo de narcomenudista. ¡Ten cuidado!

 

Reducción de Daños

  • Siempre es importante cuidas las dosis que se van a usar y tratar de mantener un límite (sólo salir con dinero suficiente para X número de dosis y mantener ese límite)
  • Evitar mezclar con el alcohol u otras sustancias. Puede parecer atractivo el que la cocaína contrarreste sus efectos y permita beber más “aclarar un poco la cabeza” después de haber bebido. Sin embargo, el impacto del cuerpo se multiplica, y aunque los efectos se perciban menos, la cantidad de sustancias tóxicas en el organismo se incrementan vertiginosamente, lo cual, puede resultar en una sobredosis de cocaína o una congestión alcohólica.
  • Compartir popotes, billetes u otros utensilios para inhalar la cocaína (o pipas de metal para fumar crack) puede resultar en irritación de las mucosas nasales (o de los labios en el caso de la pipa) que puede ser un riesgo añadido para la transmisión de infecciones como el VIH o la Hepatitis C. Si no puedes evitar el consumo, recuerda que una manera de reducir el riesgo de infecciones es asegurarse que cada persona tenga un popote propio, de preferencia marcado para que no haya confusiones y busca mantener hidratada la nariz o los labios con humectantes nasales o bálsamo de labios.
  • Recuerda que la pérdida de inhibiciones que se experimenta con la cocaína puede llevar a la adopción de conductas de riesgo, particularmente de relaciones sexuales sin protección. Por ello, recuerda siempre utilizar condón y evita en la medida de lo posible practicar penetración anal.
  • El sexo con cocaína puede volverse violento o agitado, por lo que es aconsejable llevar contigo lubricante y recordar cambiar el condón con frecuencia. Además, se recomienda que la persona que será penetrada se encuentra arriba de quien penetra con el objetivo de que pueda controlar la profundidad y velocidad de la penetración.




Author: AlejandroIV

Share This Post On