Crack

¿Qué es el crack?

El crack es una sustancia estrechamente relacionada con la cocaína. (Benzoylmethyl ecgonine) conocida comunmente como, piedra, roca, cocaína crack, pasta, freebase. En el proceso de producción de ésta, antes de que el producto alcance su popular forma de polvo blanco, existe un paso intermedio en el que a la sustancia se le conoce como pasta base o bazuko.

El crack es una manera rústica de regresar el polvo de cocaína a un estado similar al de la paste base a través de una reacción química sencilla. El proceso consiste en mezclar una parte de polvo de cocaína con una de bicarbonato de sodio, disolviendo en agua y calentando.

¿Cuáles son sus efectos?

El crack se fuma generalmente en pipas de vidrio o metal sobre una cama de ceniza para que absorba la piedra mientras se derrite. Los efectos del crack inician antes de soltar el humo y consiste en un incremento de energía y una sensación relativa de bienestar, aunque algunas personas pueden llegar a sentir demasiado intenso el efecto como para asociarlo con el bienestar.

Desaparece por un rato el sueño, el hambre o el dolor y en los primeros segundos o minutos hay una euforia muy fuerte. Todos estos efectos pasan rápidamente, a lo que sobreviene ansiedad, miedo, malestar e irritabilidad. Si se consume durante periodos prolongados (varias horas sin parar, unos cuantos días) la persona puede presentar comportamientos psicóticos, paranoicos y violentos.

¿Cuáles son sus riesgos?

En el uso del crack están presentes los mismos riesgos que en el uso de la cocaína en polvo. Éstos incluyen las sobredosis (potencialmente letales), impurezas y complicaciones relacionadas con éstas, los problemas cardiovasculares debido a la aceleración del organismo y el ritmo cardiaco. Esto, en el caso del crack, se combina con cambios drásticos de presión mucho más fuertes e intensos que con la cocaína en polvo, además de que las transiciones son más violentas. Debido a que el Crack se consume fumado, la sustancia se absorbe mucho más rápido y sus efectos son casi instantáneos. Esto facilita que el patrón de consumo sea mucho más compulsivo y frenético. Además, crece la probabilidad de que quien lo usa sufra una sobredosis, un brote psicótico, un derrame o complicaciones en las paredes pulmonares por acumulación de material de combustión.

¿El crack es adictivo?

Sí, el crack tiene un alto potencial de dependencia y su uso representa un gran problema en América Latina. Los efectos del crack se concentran en el circuito del placer del cerebro. Genera un incremento de energía y lo que parece ser una sensación de percepción incrementada. El problema con el crack es que esto sucede demasiado rápido, desequilibrando el proceso orgánico DEL CUERPO. Esta descompensación es lo que provoca la “cruda”, no un día después, sino al paso de unos minutos. Además de que se genera una alta tolerancia rápidamente, este estado de malestar y ansiedad posterior puede extenderse varias horas o días en caso de uso crónico. Esta es la principal razón por la cual las personas que desarrollan dependencia del crack no pueden interrumpirla, a veces llegando a realizar acciones extremas o violentas, como vender sus posesiones o robar para seguir consumiendo.

Legalidad

Bajo el marco regulatorio internacional, las leyes mexicanas y específicamente la Ley General de Salud, la cocaína y crack están considerados como narcóticos ilegales y su distribución y producción se considera un delito. Recuerda que portar cantidades mayores a 500 miligramos de cocaína/crack (equivalente aproximadamente a 3 dosis medianas y prácticamente la mitad de la unidad de venta que suele ser 1 gramo) puede llevarte a la cárcel bajo el cargo de narcomenudista. ¡Ten cuidado!

Reducción de daños

El crack es una sustancia muy agresiva para el cuerpo y la mente, y su uso puede ocasionar problemas y complicaciones. Recuerda que lo mejor que puedes hacer es abstenerte de consumirlo. Sin embargo, si has decidido hacerlo o conoces a alguien que lo esté haciendo, aquí te proporcionamos una sugerencias para reducir los riesgos asociados:

  • Intenta mantener controlado de antemano el número de dosis que vas a consumir. Esto puede ser difícil, pero si tienes un mecanismo de control relacionado con el tiempo, la cantidad y el dinero, puede facilitar que cuando la sustancia se termine, no la busques más.
  • Es mejor utilizar pipas de madera o incluso de cristal que de metal pues las últimas se calientan y puedes causar laceraciones en la boca y los labios. Estas heridas son una puerta abierta para el contagio de virus como la Hepatitis C o el VIH.
  • Intenta mantenerte bien hidratadx y utilizar bálsamo de labios para reducir el riesgo de quemadas y heridas.
  • Muchas personas utilizan sedantes o alcohol para bajar los efectos y aliviar el malestar posterior al consumo. Esto es muy riesgoso ya que aumenta la carga de toxinas y de trabajo que tienen que realizar el hígado y los riñones. En diferentes estudios se ha comprobado que el cannabis es significativamente menos agresivo para el cuerpo y puede ayudar en estos casos.
  • Recuerda utilizar condón, así como cambiarlo frecuentemente y utilizar mucho lubricante para evitar accidentes. En el caso de la penetración anal se recomienda que la persona que es penetrada esté arriba para que pueda controlar la profundidad y la velocidad.
  • Las consecuencias que tiene el uso de crack en el organismo son importantes y cuando hay un uso prolongado, a veces son irreversibles.
  • Si ya estás usando el crack, considera otras sustancias como sustituto. Muchas personas en tratamiento han encontrado que el cannabis les ayuda a reducir su consumo de crack.




Author: AlejandroIV

Share This Post On