DMT

El DMT es una sustancia de la familia de las triptaminas que se produce naturalmente en el cuerpo humano, así como en una gran cantidad de mamíferos, animales y plantas. Regularmente se encuentra presente en el organismo en cantidades minúsculas y se tiene la teoría de que es producido en la glándula pineal.
Además de ser muy común en la naturaleza, es una de las sustancias enteogénicas o psiquedélicas más potentes que conocemos. Esta propiedad visionaria se ha utilizado de manera ritual y durativa desde hace miles de años en el Amazonas, en la forma de una bebida llamada Ayahuasca. Su uso se ha extendido hasta los tiempos modernos, estableciéndose diferentes tradiciones y religiones que utilizan Ayahuasca para las ceremonias y como medio de comunión con la divinidad.
La molécula se sintetizó por primera vez en 1931 y más tarde se aisló de material vegetal. Usualmente en el mercado callejero se suele vender como un polvo cristalino molido que varía de color, desde el blanco cuando es sintetizado, hasta el amarillo, naranja o café, cuando proviene de alguna planta.

¿Cuáles son sus efectos?
Los efectos del DMT son poderosos y diversos, variando drásticamente en relación a la presentación (cristal, polvo, planta, bebida Ayahuasca) y la cantidad que se utilice. Al ingerir una dosis pequeña de ayahuasca puede haber una intensificación de los estímulos sensoriales, un ligero mareo y diversos procesos de introspección los cuales se intensifican en proporción a la dosis ingerida hasta alcanzar un estado plenamente visionario en donde no se tiene mucha noción del cuerpo o el espacio físico en el que te encuentras.
Las emociones se intensifican, y se pueden tener visiones o alteraciones visuales, desde patrones geométricos hasta fuertes distorsiones de la realidad. Con la vía de administración oral el efecto puede durar alrededor de 5 horas.

Llegar a una intensidad equivalente en efectos al fumar el cristal DMT es más fácil pero tiene menor duración, alrededor de 3 o 5 minutos, y la intensidad puede ser difícil de controlar, al igual que la dosis. Ya que la molécula entra casi inmediatamente a la sangre cuando se fuma, el efecto tarda unos instantes en aparecer y es de una intensidad mucho mayor, generalmente dejando a la persona completamente absorta y sin capacidad de reaccionar a su entorno físico o siquiera mantenerse de pie.




¿Cuáles son los riesgos?
El DMT tiene muy baja toxicidad, por lo que es muy difícil experimentar una sobredosis. Sin embargo, los efectos son extremadamente intensos y los riesgos están relacionados con la parte psicológica, ya sea por la intensidad y la velocidad del efecto al fumarlo, o por lo abrumador y emotivo que puede ser el ingerirlo. Cualquiera de estos escenarios podría ocasionar una crisis o un brote psicótico si el proceso no está bien guiado, asimilado o reintegrado por la persona. Durante las ceremonias existe un acompañamiento y conducción que no está presente cuando se consume a solas o cuando se fuma el material puro, esto determina en gran medida el tipo de experiencia que se pueda tener con esta sustancia.

¿El DMT es adictivo?

Toda sustancia que interactúa con la bioquímica del cerebro puede crear un hábito y una cierta dependencia psicológica, sin embargo, en el caso del DMT esto es muy raro. Cuando se fuma el cristal de DMT, los efectos son tan intensos que no es común que se quiera repetir la dosis por un tiempo. Con la Ayahuasca, se han desarrollado tratamientos muy efectivos para liberar a las personas de las dependencias y las adicciones a otras sustancias. El poderoso potencial medicinal de esta sustancia se encuentra relacionado con la manera y el contexto en el que se consume.

Legalidad

Bajo el marco regulatorio internacional, las leyes mexicanas y específicamente la Ley General de Salud, el DMT está considerado como un narcótico ilegal y su distribución y producción molecular, así como de la mayoría de las plantas de donde se extrae, se considera un delito. El consumo de Ayahuasca ceremonial no está fiscalizado en el marco internacional.

Reducción de daños

Siempre existen riesgos al consumir sustancias psicoactivas y la única manera de evitar estos riesgos, es no consumirlas. Si has decidido utilizar esta sustancia, es importante que tengas en cuenta que tradicionalmente se utiliza con propósitos medicinales y ceremoniales e se debe tratar con respeto. El DMT tiene muy baja toxicidad, pero sus efectos en el organismo pueden ser difíciles de controlar independientemente del contexto. A continuación damos algunas recomendaciones para evitar malas experiencias o accidentes.

  • Ni siquiera pienses en consumir DMT en lugares o entornos públicos o a solas. La experiencia puede ser abrumadora y puede dejarte en un estado muy vulnerable.
  • Busca un entorno seguro, cómodo y controlado, en donde tengas acceso a agua potable, un teléfono en caso de emergencia, y en donde te encuentres protegidx del exterior. Lo más recomendable es estar recostadxs o dentadxs y retirar todos los objetos a tu alrededor que se puedan caer o romper, incluyendo la pipa cuando se fuma.
  • Que te acompañen al menos una persona o más, que tengan experiencia y que estén familiarizadas con los efectos, supervisando y cuidando a quien consumirá. Si te interesa la práctica en el contexto ceremonial, te puedes acercar a los grupos o las personas que han aprendido de las tradiciones indígenas y que están preparadas para dar indicaciones y acompañar el proceso.
  • No se debe consumir de ninguna manera si se están tomando medicamentos psiquiátricos, especialmente anti-depresivos, anti-psicóticos y anti-epilépticos u otros medicamentos que contengan IMAO’s.
  • Nunca consideres inyectarte DMT, en el mercado negro es prácticamente imposible conseguir un producto de calidad suficiente que no implique grandes riesgos al introducirse directamente al torrente sanguíneo.




Author: AlejandroIV

Share This Post On