“Los memes”

Las cartas estaban escritas en hojas de libreta arrancadas de la espiral sin ningún cuidado, estaban sujetas por un clip grandote y no tenían fechas ni nada, sólo los pensamientos de Verga volcados en papeles amarillentos. La caligrafía era fea, pero ordenada. La ortografia era buena y los textos eran entretenidos. A continuación, presentamos las cartas, tal como las dejó.

“Carmen:

“Te voy a escribir lo que me pediste y sobre la forma de ser de la gente del pasado (o del presente), me hago bolas cuando pienso en eso, mi amor, porque, así como te lo contó el doctor Mondragón, así era. ¡Había libertad, Carmelita! Tanta libertad de decir y escribir que hasta asusta. Yo apenas lo podía creer, pero los del pasado tienen acceso a cosas en Internet y en las redes que ni entienden, pero de las cuales opinan como si fueran más inteligentes que el doctor Mondragón.

“Te voy a decir algo, Carmelita, tu mami (que el espíritu de don Porfirio tenga en la Gloria) tenía razón cuando te contó que se podía hablar mal del presidente.
No sólo se le podía criticar, mi niña dulce, sino que se podía hacer burla de él.

“Te voy a adjuntar unas hojas impresas de los ‘memes’ que los usuarios anónimos hacen del dictador (acá le decían sólo presidente, porque nadie esperaba la Reforma del 18) para que te cagues de la risa y para que se te abran como platos tus ojos de avellana que me sirven de reposo espiritual y que tanto extraño.

“Pero lo que sí es cierto es que, ahora que regrese, voy a exponer la teoría de que Peña Nieto se convirtió en un tirano horripilante a causa de los memes que la hacían. Es que los vieras. Son chistosísimos. Lo que me parece extraño es que, a pesar de que todo mundo se burlaba de él y le hacía memes o los compartía, había mucha gente que se quejaba de que había un sector del Gobierno que era autoritario y que mataba a los que no estaban de acuerdo con su Gobierno.
“Pues nosotros nacimos con la dictadura, pero no puedo creer que alguien se zurre sobre el presidente así y que luego alegue que no tiene libertad de expresión o palabra.

“Hay un meme donde el presidente dice que ‘no sabe por qué le dicen que se parece a Santa Anna, si él ni tocar la guitarra sabe’. Al principio no le entendí ni madres, pero cuando me explicaron que Santa Anna fue un vendedor del territorio mexicano del Siglo XIX y, como Peña Nieto ya había vendido el petróleo, siendo presidente electo, además de que Carlos Santana es un guitarrista todavía vigente en este presente, pues se arma el chiste solito.
“Ya leído así como aquí suena muy pendejo, pero te juro que sí están muy chistosos esos memes que tu mamá recordaba, atacada de la risa.

El clima es más fresco acá en el pasado y todavía hay perros en las calles a los que nadie se come. De hecho, de eso te voy a contar en mi próxima carta, sobre el amor de la gente del pasado a las mascotas y el valemadrismo por los hijos.

“Tuyo,

Verga”.