Amada Carmen:

Como la gente está en una posición envidiable de libertades que nosotros nunca conocimos, se la pasa ideando tonterías que te voy a contar poco a poco, porque no quiero que te ahogues de la risa y que vayas a quedar morada de hipoxia.

Fíjate que en estos tiempos, hay una especie de apelativo para la generación de los que nacieron entre 1988 y 1990, que es la de millennials y que son personas que no se hacen responsables de nada, pero opinan de las cosas como si fueran viejitos con una sabiduría enorme. No lo vas a creer, de veras no lo vas a creer.

Fíjate que estos millennials (el término es porque les agarró el tercer milenio siendo unos adolescentes puñeteros) se ofenden de todo y han hecho que los derechos de los seres humanos a ser libres por raza, sexualidad y posición política se vuelvan argumentos tan insoportables que, por estar a chingue y chingue con que ya nadie puede hacer chistes ni tomar posturas de ninguna clase, sin querer, estos irresponsables de su propia vida, hayan provocado el amor de mucha gente por las posturas radicales.

Mira, te diré: estos burros que no pueden pagarse su propia renta de casa advierten que no puedes hablar de una persona por su color de piel, por su sexualidad, por su amor o desamor a los animales…es más, en estos tiempos decirle a una mujer es hermosa es una ofensa, porque las mujeres de esta época exige que sólo se les trate por su condición de ser intelectual y que considerarlas bonitas es un pecado en contra de su naturaleza femenina y feminista. ¿Puedes creer eso?

Por eso yo creo que se revolucionó el mundo y todos los países comenzaron a tener dictadores que mejor “dictaran” qué hacer, porque al paso que iban los millennials, iban a terminar por prohibir respirar, para no ofender al oxígeno, que seguro sentiría una ofensa para ser usado nada más como un método de supervivencia de todos los seres aerobios.

Ahora que regrese al futuro o allá contigo, mi Carmen, le voy a preguntar al doctor Mondragón por los dictadores, porque más que por la corrupción de la democracia, a mi se me hace que nacieron dictadores para dejar de someterse a las pendejas libertades millennials, neta, qué hueva.

Tuyo,

Verga.