Doctor Mondragón:

Llegué con bien a este mundo, pero no puedo decirle que pueda volver nunca, por eso esto que escribo es que como hablarle al horizonte, porque no sé si alguna vez lo leerá alguien, más bien lo hago para desahogarme. Conocí a un muchacho al que le choqué su carro que me llevó al hospital a que me curaran los golpes que saqué por no poder controlar el volante del bólido después de viajar en el tiempo.
Estoy dispuesta a todo. No llegué a tiempo al Valles de 2018 para poder matar a Peña Nieto, por eso me voy a meter a un viaje a la Ciudad de México para ir a acabar con el maldito dictador de toda la vida y de todos los infiernos. Tengo miedo, doctor Mondragón, pero me siento fuerte y me gusta mucho este muchacho inocente que cree que la inocente soy yo.

Suya, Carmen