Tabaco

¿Qué es el tabaco?

El tabaco (Nicotinia tabacum) es un Estimulante,  Depresor. Conocido tambien como Cigarro, Habano, Puro, Cigarrillo, Enrrollado. Proviene de una planta de la familia solanácea que llega a crecer hasta 3 metros de altura, con largas hojas pegajosas que contienen nicotina, la sustancia activa del tabaco. Fue descubierto por el mundo occidental en 1492, aunque el tabaco fue domesticado y utilizado por los pueblos de América desde sus orígenes.

En la actualidad, el tabaco procesado es la sustancia que causa el mayor número de muertes en el mundo y su potencial adictivo ha sido bien estudiado. Según su variedad, el tabaco contiene entre 0.5 y 16% de nicotina. El resto es alquitrán, una sustancia obscura y resinosa compuesta por varios agentes químicos, muchos de los cuales se generan como resultado de la combustión (cianuro de hidrógeno, monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxido de nitrógeno, amoníaco, etc.).

¿Cuáles son sus efectos?

A diferencia de otras sustancias pxicoadictivas, los efectos del tabaco y de la nicotina, son más sutiles y sólo se identifican indirectamente cuando se ha adquirido ya el hábito de fumar, pues calma la ansiedad que se va acumulando quien la consume mientras más tiempo pase sin fumar.

La nicotina aumenta la frecuencia cardiaca, el ritmo respiratorio, la presión arterial y el flujo coronario. Facilita la concentración, activa la memoria y puede mantener a la fumadora o al fumador ocupado en el acto de fumar en vez de comer. También disminuye el sentido del gusto y el olfato. Muchas personas creen que el tabaco los insppira o les acompaña y es por eso que fuman.

¿El Tabaco es adictivo?

El tabaco es sumamente adictivo. Puede provocar un muy fuerte síndrome de abstinencia pxicológico que incluye ansiedad, desbalances emocionales y cambios drásticos de humor, insomnio, incapacidad para concentrarse.

También puede incluir algunos síntomas físicos como dolor de cabeza, languidez, falta de energía y temblores. Estos síntomas de supresión son la razón principal por la cual es tan difícil para la mayoría de las personas poder dejar de fumar. Piénsalo dos veces antes de empezar.

Legalidad

El tabaco es un psicoactivo legal. En México toda persona mayor a 18 años puede comprar tabaco sin restricción. Por medio del convenio marco para el control del tabaco, la Organización Mundial de la Salud ha promovido en los últimos 10 años leyes antitabaco que contemplan el aumento a los impuestos de todos los productos hechos con tabaco –incluyendo los que no producen humo-, la restricción o prohibición de publicidad y mercadotecnia de estos productos.

La restricción del humo de tabaco en lugares públicos y la necesidad de incorporar en el etiquetado de las cajetillas advertencias gráficas sobre los riesgos de tabaco. En países como Australia y Nueva Zelandia incluso se ha despojado a las cajetillas de la imagen de su marca como medida de regulación.

Reducción de Daños

  • El consumo crónico de nicotina conlleva tolerancia. Entre más fumes necesitarás dosis cada vez mayores para obtener los efectos deseados.
  • Durante la combustión algunos elementos del tabaco se transforman en monóxido de carbono, sustancia tóxica que contribuye a la aparición de enfermedades cardiacas.
  • El tabaquismo tiene diversos efectos sobre el sistema bronco-pulmonar, cardiovascular y digestivo. Puede producir úlceras gástricas y duodenales, reduce la vitamina C en el organismo, degrada la capacidad pulmonar para expandirse e ingresar oxígeno en la sangre y contiene sustancias cancerígenas que ocasionan el 90% de los casos de cáncer pulmonar y se relacionan con el cáncer en boca y garganta.
  • Las mujeres fumadoras pueden ver reducida su fertilidad, sufrir desórdenes menstruales y, en caso de usar pastillas anticonceptivas, están 39 veces más propensas a sufrir infartos que las no fumadoras.
  • Se recomienda no consumir tabaco durante el embarazo pues aumenta la posibilidad de parto prematuro y de bajo peso en el recién nacido.
  • Si padeces enfermedades pulmonares, recomendamos abstenerse del consumo de tabaco.
  • Aunque no existe gran peligrosidad en el consumo a corto plazo los impactos a la salud a mediano plazo son devastadores y se encuentran en una de las principales causas de muerte en el mundo (según la OMS, alrededor de 6 millones de personas mueren cada año por condiciones relacionadas directamente con el uso del tabaco).
  • Controla tu dosis diaria poniendo atención a la cantidad de cigarros que fumas. Recuerda qie fumar más de 5 cigarrillos al día se considera una adicción aguda al tabaco.
  • La acción de fumar produce un alto impacto en la garganta y pulmones, genera múltiples enfermedades y trastornos y a corto plazo implica altos costos económicos.
  • Para reducir el daño a garganta y pulmones, puedes darle el “jalón” al tabaco suavemente o sin dejar entrar todo el hum a la garganta. Entre más fuerte sea el tabaco que fumas, mayor posibilidad hay de irritar a la garganta o, en el caso de los puros, desarrollar cáncer en la lengua o garganta.
  • Si quieres dejarlo, sustituir los cigarrillos por chicles de nicotina o los nuevos dispensarios de nicotina en forma de cigarro (pero sin combustión) pueden ser de ayuda.
  • No fumar el cigarro hasta el filtro reduce las concentraciones de nicotina, previniendo una adicción más severa además de que el calor de la combustión tan cerca del filtro quema los componentes del mismo liberando aún más las sustancias tóxicas.
  • Mantener hidratada la boca y garganta ayuda a reducir los niveles de irritación y por lo tanto ocasionar menor daño a los tejidos.

 




Author: AlejandroIV

Share This Post On